Caprera

Caprera

Caprera es la segunda isla más grande del archipiélago y se encuentra en una zona completamente protegida. Fácilmente accesible desde la isla de la Magdalena por un puente de 600 metros, Caprera esconde perlas naturales cuyo encanto es atemporal, como Cala Coticcio, Cala Andreani y la espléndida Playa del Relitto.
Cala Coticcio es sin duda una de las calas más bellas del Parque Nacional Isla Magdalena. Su arena fina y blanca, casi deslumbrante y los tonos cristalinos del mar, junto con el marco formado por las rocas rosadas, justifican la fama del “Tahití sardo”.
El “Tahití sardo” no es desde luego la única perla costera de Caprera; no muy lejos, hacia el sureste, se encuentran Cala Portese, otro de los orgullos de la isla, así como la hermosa Playa del Relitto, caracterizada por su arena blanca y fina y por tener el casco de un barco antiguo en la orilla. Al oeste, no hay que perderse las aguas azuladas de Cala Napoletana, la naturaleza salvaje de Cala Garibaldi y la extensa arena fina de Cala Serena. Después de una inmersión en el paraíso de Caprera, es casi obligada una visita a la casa del Héroe de los Dos Mundos, que pasó aquí los últimos 26 años de su vida.

Share